baja Foto Moovz-Papa

¡La historia empieza a cambiar!

Comunidad LGBT muestra agradecimiento al Vaticano por reconocer sus cualidades.

La App. Social Gay Moovz, lanza un comunicado en apoyo a la proclamación del Vaticano de reconocer a la comunidad LGBT. Los usuarios de la red social en todo el mundo están compartiendo su sincero agradecimiento.

La comunidad LGBT de todo el mundo celebramos contentos el inesperado documento por parte del Vaticano en el que reconoce las cualidades únicas que nuestra comunidad aporta al mundo.

Moovz, la red social global para la comunidad LGBT lanzó un comunicado de apoyo  a la proclamación de la Iglesia Católica.  Miles de usuarios Cristianos de diferentes partes del mundo como EUA, México, España y tan lejos como India y Filipinas en Asia compartieron sus fotos, videos y textos mostrando su profundo agradecimiento al Papa.

Este documento del Vaticano se dio a conocer un día después de la celebración del “Coming Out Day” en los Estados Unidos (Día Nacional para Sair del Closet) , mismo día en que Moovz publicó un video sobre la historia de un chico gay de religión Mormona que decidió salir del closet.

Click para ver el video: http://youtu.be/_8YXBsX-Q7o  Esto como parte de una campaña global de historias sobre la “Salida del Closet”, en apoyo a la comunidad LGBT.

Es un gran paso para cada gay, lesbiana, bisexual, transgénero, transexual, travesti e intersexual del mundo el anuncio de que la Iglesia Católica y Romana alienta a la comunidad Cristiana a aceptar las relaciones entre personas del mismo sexo.

baja Foto Moovz-Papa

Leer Más

banner2

Guisa tú, guisa tú y guisa tú.

Desde hace mucho tiempo tenemos claro algo: no hay peor enemigo para una mujer que otra mujer. Y aunque ya sé que me dirán que yo no soy una mujer biológica (cosa que la verdad me tiene sin cuidado) me ha tocado vivir muchas veces el acoso de muchas mujeres que, sin razón aparente, me detestan sin conocerme.

Pero más allá de escribir sobre esas pobres señoritas que pasan tanto tiempo buscando aprobación al insultarme a mí (en Twitter incluso una vez una “mujercilla” a quien no seguía me mandó una indirecta y luego me arrobó para hacer llegar su mensaje al ver que pasó sin pena ni gloria y logró sus 10 minutos de atención), quería escribir sobre algo que más que indignarme, me causa lástima.

Resulta que se ha puesto muy de moda eso de estarle diciendo “guisa” a toda aquella que no es como uno, que se viste diferente, que escucha otra música que no es la nuestra, que le gusta exhibir piel, y después de pensarlo mucho llegué a muchas conclusiones que son las que hoy les quiero compartir aquí.

Las primeras en usar esta palabrita como insulto son a las que yo llamo las avant-garde, una especie de tribu urbana que le encanta estar pálida como vampira chibcha y se ha comido el cuento que por esto, es descendiente directa de la reina Margot, además como escucha “rocksito” independiente y se viste como recolectora de reciclaje, para esconder su cuerpo del cual se avergüenza, entonces le dice guisa a la que usa ombliguera.

¿Proyección? No sé, alguna vez leí que lo que dice Pedro de Juan habla más de Pedro que de Juan y hoy en Twitter lo escribí otra vez: cuando le dices “guisa” a alguien estás siendo dos veces más guisa tu.

¿Pero qué es NO ser guisa?¿Es vestirse como monja de clausura?¿Es creer que leer 200 libros al mes te hace más intelectual?¿Escuchar banditas polacas de indie rock pos moderno con tintes barrocos?

A mí me parece más “guiso” estar pensando que lo típico, lo colombiano, lo autóctono es una boleta, de segmentar a la gente por lo que escucha como si los gustos personales fueran motivo de “segregación”, pues si a eso vamos, me parece más “guiso” ser un wannabe, querer aparentar ser lo que no se es, ir por la vida creyendo ser superior por que en internet viste una bandita que conoces tú y los dos pendejos que alaban cuanta estolidez escribes en Twitter o Facebook.

Y pues perdón, pero cuando le vemos la cara a los que le dicen “guisa” a personas como yo, siento que se están protegiendo porque en el fondo saben que están más oscuritos, tienen más cara de chibchas y además, se les nota más el gen arhuaco del que tanto se avergüenzan y reniegan.

Les dedico esta canción a todos mis hermosos wannabe color mugre.

 

Y ahora cuéntenme ¿qué es ser guiso para ustedes?

Leer Más

matoneo

Oportunismo y doble moral.

Esta semana con el caso de  Geronimo Ángel se revivió una polémica eterna en las redes sociales: la supuesta doble moral de las personas que interactúan en ellas y los dobles estándares a la hora de opinar y tomar posiciones frente a un tema.

Pero más allá de la opinión de tuiteros y facebookeros acerca de las “plumas” de Gerónimo Ángel (que además me parece hermoso así tal como es) me parece que los medios de comunicación están cometiendo un error gigante, comparar este caso con el de Sergio Urrego.

Sergio NO fue víctima de matoneo en redes sociales, fue víctima de DISCRIMINACIÓN por parte de su colegio y sus profesores en un ambiente que debía ser seguro para él y sus decisiones como individuo, comparar lo de Gerónimo con el suicidio inducido de Sergio Urrego es irresponsable y además bastante torpe. Y créanme que como objetivo de ambas, sé muy bien lo diferente que es cada una.

No sigan esperando una felicitación por su “coherencia” y su ausencia de “doble moral” cuando posan tan bien como idiotas diciendo que son casos iguales, más aún cuando a ustedes nunca les ha tocado pasar por situaciones remotamente similares, en tuiter lo dije: a mí  nadie me hizo una marcha cuando a empujones me sacaron del colegio por ir con el uniforme femenino y eso no me traumatizó, también me han dicho infinidad de insultos y tampoco me he traumatizado por eso.

Si, me parece ridículo y oportunista salir entonces a decir que se maneja una doble moral en el tema cuando es clarísimo que son casos diferentes, en ámbitos muy distintos, pero sobre todo me parece irresponsable que los medios de comunicación pongan en la misma categoría el matoneo (detestable por cierto) hecho a Gerónimo Ángel en redes sociales con los actos discriminatorios de las directivas y profesores del Gimnasio El Castillo que llevaron a Sergio Urrego a tomar la decisión de acabar con su vida.

Muchas gracias, medios de comunicación, por ayudar a denunciar casos como estos, pero también hagan lo suyo, no confundan al lector o al televidente diciéndole que es igual de grave que un extraño opine que eres “una locota” con que tus profesores, que están obligados moral y éticamente a cuidar de ti, te quiten la posibilidad de estudiar y te prohiban entrar al colegio.

Y ustedes ¿creen que son casos parecidos?

XOXO, Kimmie.

Leer Más

cover

Del desamor y otros males buscados.

Amarse a uno mismo es el principio de una historia de amor eterna.

Oscar Wilde.

Y está bien, uno no puede enamorarse de otra persona si no ha aprendido a amarse a uno mismo pero ¿si ya tienes suficiente amor para ti mismo?

Pues como casi todos los seres humanos, he pasado mi vida intentando encontrar ese amor perfecto que me haga temblar todo el cuerpo y he creído encontrarlo varias veces sin negar que cada uno, en su momento, ha sido el amor de mi vida.

Pero esa etapa de miedo y desazón a la que llamamos despecho es lo que más le temo a la hora de enfrentar una nueva relación amorosa.

Todas las relaciones empiezan llenas de emoción, el otro es perfecto, es justo lo que buscábamos, tiene todas esas cualidades que nos llenan de emoción y los defectos que creemos tolerables, pensamos que ese otro está hecho a nuestra medida y que “este sí fue”. Y puede que así sea, que éste si es, que la búsqueda se ha acabado

Pero llega el desamor, ese momento violento en el que te dicen: “no eres tú, soy yo”, “te mereces algo mejor”, “la persona que se quede contigo será muy feliz”, “debo encontrarme a mi mismo en este momento”, “estoy muy confundido, quiero estar solo”.

A mi un par de veces me han salido con estas excusas de cartón que solo disimulan la pobreza mental de la persona a la que idealizaste en el principio de la relación y en este post, mas que hablar de esas excusas, quiero hablar de cómo las he superado.

Puntos básicos para superar el desamor.

1. Recordar, no extrañar: es mucho mejor cuando aprendes a recordar sin dolor, es un proceso que toma tiempo y que duele mucho pero que, al final, te deja claro por qué estuviste con esa persona.

2. No publicar tu ruptura: debes buscar un espacio para desahogarte y escribir sobre eso ayuda, pero no te desates en redes sociales a hablar pestes de tu ex o de tu relación, es mejor que la gente no sepa el cansancio con el que caminas.

3. Un clavo NO saca otro clavo: muchos sienten la necesidad de ir tras otras personas cuando recién terminan una relación, recuerda que volverte una perra no va a traer de vuelta a ese amor que se fue y probablemente te haga sentir peor después del cuchiplancheo.

4. Dignidad: tal vez la más importante, de una relación hay que salir con la frente en alto, es normal que salgas con el corazón roto pero  eso no quiere decir que esparzas los pedazos por todos lados para que los demás vean el desorden que dejó el que se marchó de tu vida.

¿Cuál ha sido tu peor ruptura? Comenta y si tienes tips adicionales, escríbelos.

XOXO, Kimmie.

Leer Más

Mamada del activismo

 

activismo

 

Muchas veces me han preguntado qué pienso de ser una activista de la comunidad LGBTI e inmediatamente viene a mi la pregunta ¿yo cuándo decidí ser una activista?

Para muchos el hecho de que yo represente un ícono dentro de la comunidad, no solo por el fallo de la corte constitucional a mi favor acerca de ir al colegio con uniforme de niña, sino por mis videos, mis decisiones de vida, a veces polémicas, otras veces más pausadas y concienzudas, me involucra directamente en las causas pro LGBTI y aunque no puedo negar que me gustaría mucho trabajar sobre todo por la comunidad transexual colombiana que día a día se ve más vulnerada pero que también cada día crece más, también me queda imposible negar que el “activismo” es algo en lo que no estoy interesada.

¿Por qué? Bueno, principalmente porque no creo que los derechos se ganen solamente usando los estrados judiciales y que si bien aún nos falta mucho para que nos reconozcan las mismas garantías que como seres humanos tenemos, un juzgado no es la única parte donde se debe luchar por ellas.

También porque no entiendo cómo muchos representantes de la comunidad LGBTI quieren tumbar los estereotipos que recaen sobre nosotros desde hace muchísimo tiempo justamente haciendo lo mismo que la gente “normal” critica; y con esto me refiero a las marchas del orgullo gay, el año pasado estuve en la de mi ciudad Medellín y después de asistir puse un tuit: “vamos a la marcha envueltos en plumas y seda y a besarnos entre todos para que nos vean como iguales”, empecemos por algo, en nuestro día a día no todos salimos envueltos en trapos de colores o semidesnudos, dentro de nuestra comunidad hay abogados, médicos, periodistas, pintores, ingenieros y muchos más que NO se sienten identificados con la parafernalia y el teatro de esta ¨celebración” y aunque está bien que se use ese espacio para mostrar muchas cosas, no podemos pretender que los heterosexuales que miran aterrados por las ventanas el desfile, vean esto como algo que hacemos muchos en nuestro día a día.

Y lo más importante, porque creo que la aceptación se gana con actuaciones, con hechos, con la tranquilidad de ser personas de bien, de respetar a nuestros semejantes, de demostrar que lo único que nos diferencia de los heterosexuales es la decisión que tomamos de con quién queremos tener sexo, o como en mi caso que soy transexual, de aceptar lo que nuestro cuerpo nos exige y nuestra mente nos dice que es lo correcto.

Por eso más que sentirme una activista del LGBTI me siento una activista del ser humano, de esa mujer invisible que sale todos los días a trabajar y conseguir la comida para sus hijos, ese padre que madruga a las 4 de la mañana a trabajar, esa niña que va a estudiar soñando con terminar la universidad, el niño que juega con muñecas y sueña ser una princesa, de todos esos que somos y que no podemos gritarle al mundo por miedo a ser discriminados.

XOXO

Kimmie.

Leer Más